Las infecciones en el oído son inflamaciones que se producen en el oído medio, generalmente causadas por una bacteria, y ocurre cuando se acumula líquido detrás del tímpano. Cualquiera puede tener una infección del oído, pero es más común en los niños. La otitis es una inflamación del oído causada, generalmente, por una de estas infecciones. A continuación el Dr. Gonzalo Corvera Behar  nos dice de qué se trata la Otitis en niños, sus tipos y tratamientos.

Baby Creysi

¿Qué es la otitis? ¿Qué la causa y cómo tratarla?

Por Dr. Gonzalo Corvera Behar, director del Instituto Mexicano de Otología y Neurotología S.C. 

La palabra Otitis significa inflamación en el oído, y puede referirse al oído externo, medio o interno.

La otitis externa es la que se presenta, por ejemplo, cuando adquirimos una infección en la alberca y solo afecta el canal auditivo externo. Generalmente causa dolor en grado variable, pero se cura con gotas de antibiótico sin pasar a mayores; aunque como todo en medicina, puede haber algunos casos más agresivos y también puede hacerse crónica. 

Por otra parte, a la inflamación en el oído interno le llamamos “laberintitis”, y esa es una enfermedad severa que causa vértigo y sordera. Pero generalmente, cuando hablamos de otitis nos referimos a la otitis media que es la que es más frecuente y nos suele dar mas problemas en niños. 

Baby Creysi

La otitis media es mucho mas frecuente durante la infancia, específicamente durante los primeros 6 años de vida. Se calcula que al 90% de los niños les da un episodio de otitis, al menos una vez, no obstante es importante señalar que el problema surge cuando se trata de otitis repetitivas o que se pueden hacer crónicas. Estas generalmente suceden cuando hay factores predisponentes diversos, como en niños que son alérgicos, que no están vacunados, que viven en casas donde se fuma o que padecen reflujo gastroesofágico.

Tipos de Otitis Media

Existen diferentes tipos dentro del rango de otitis media: 

Otitis media aguda

Es la que aparece generalmente después de una gripa. Aunque también se puede dar en adultos, es más frecuente en niños. Pueden aparecer posterior a un cuadro gripal que normalmente dura un semana o menos, pero de ahí pueden presentarse molestias en el oído, dolor y fiebre, lo cual indica una infección del oído medio que está creciendo muy rápido. Ésa es la más aparatosa pero, las más de las veces se puede tratar con descongestionantes, a veces con antibióticos y no deja secuelas. 

Otitis media serosa crónica.

Se da cuando se acumula líquido en el oído medio. El oído medio produce moco y ese moco drena por un tubo que comunica el oído hacia la garganta; en ciertas circunstancias ese tubo se inflama, no drena bien, se va acumulando el moco y se llena de líquido el espacio que hay en el oído medio (espacio que debiera estar lleno de aire). Hay que tener cuidado con este padecimiento ya que no genera dolor ni síntoma externo, pero produce baja de audición, por lo que si se presenta al año y medio o dos años de edad, puede causar un retraso en el desarrollo del lenguaje del niño. En estos casos, los papás no se dan cuenta porque el niño no deja de oír por completo, parece que escucha pero no está hablando; por esa razón, son difíciles de diagnosticar para los pediatras; de ahí la importancia de evaluar al niño cuando vemos que está tardando en hablar. 

Baby Creysi

En esos casos es cuando se puede requerir cirugía, que consiste en colocar tubos de ventilación; es decir, abrir el tímpano para que pueda entrar aire y colocar un tubo para que se pueda mantener abierto. Este procedimiento se utiliza cuando una otitis media serosa no se está solucionando con un tratamiento médico, después de al menos, unos 3 meses. Los tubos son expulsados por el oído después de unos meses y en el 80% de los niños no vuelve a repetirse. Si este tipo de otitis no se trata, puede causar secuelas, lesionando la membrana timpánica, los huesecillos, y generando una baja en la audición que pudiera ser permanente. 

Otitis media crónica supurada.

Se produce cuando el tímpano se rompe debido a una infección, drenando pus hacia el exterior por el canal auditivo, y esto puede generar complicaciones mayores. Puede ser un factor para desarrollar meningitis y cierto tipo de complicaciones como colesteatoma que es un tumor que aunque no es maligno, puede ser muy destructivo, afectando los huesecillos del oído medio, el nervio facial, o las meninges. De ahí que este tipo de otitis puede ser la más problemática y casi siempre requiere cirugía, la cual es mas compleja que la colocación de tubos mencionada arriba.

¿Cómo evitar que la otitis no se vuelva crónica?

Es importante tratarla desde un inicio, estar al pendiente cuando el niño está teniendo problemas repetitivos de oído y buscar un tratamiento adecuado con un especialista. 

Asimismo, siempre es importante prevenir y para hacerlo, no hay que abusar de antibióticos, cuidar su salud, ver si es alérgico y atenderlo si le dan gripas frecuentes, además de cuidar del ambiente que respira, evitando fumar dentro de la casa. 

Baby Creysi

En definitiva, hay que estar atentos a la audición del niño en todo momento. 

Dr. Gonzalo Corvera

No te pierdas:

Hepatitis aguda infantil llega a México

Acerca del  Instituto Mexicano de Otología y Neurotologia (IMON):

Fue creado en 1993 por el Dr. Gonzalo Corvera Behar. Diagnostica y atiende enfermedades del oído y estructuras conexas que afectan a la salud auditiva; lo anterior comprende pérdida auditiva de todo tipo: mareo, vértigo, desequilibrio, parálisis facial y acúfeno. Es precursor del implante coclear en México y en el mundo. Cuenta con el mejor equipo multidisciplinario para la atención de estos padecimientos y se ha esforzado por informar a la sociedad sobre la atención correcta y a tiempo, en cuanto a salud auditiva se refiere.

Twitter: IMON_salud
Facebook: OTOLOGIA 
www.imon.com.mx