Síguenos

 

BabyCreysi
Shutterstock

Pequeños traviesos

Así puedes limitar el tiempo de tus hijos frente a las pantallas

La pandemia de COVID-19 ha multiplicado el tiempo que usamos las pantallas de computadoras, tabletas y celulares. ¿Cómo afecta esto a tus hijos?

Por Adriana del Moral

La emergencia sanitaria por SARS-CoV-2 ha significado para muchas familias confinamiento, trabajo desde casa y clases por Internet. Antes de esto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) había emitido las siguientes recomendaciones sobre el tiempo que los niños pueden usar pantallas según su edad:

  • Cero a dos años: se aconseja que no vean la televisión ni jueguen con pantallas. Durante esta etapa de exploración los dispositivos pueden afectar sus ojos y limitar que desarrollen ciertas habilidades motoras.
  • Dos a cinco años: lo ideal es que usen aparatos electrónicos de 30 minutos a una hora diaria como máximo.
  • Cinco a doce años: pueden utilizar pantallas por más de una hora al día, pero se recomienda que no excedan las tres horas.

El límite del tiempo que los niños pueden usar pantallas han quedado rebasados en la mayoría de los hogares. Mirthea Garrido Crespo, directora técnica de una primaria particular y doctora en educación por la Universidad La Salle, explica: “con las clases en línea los niños pasan en promedio cinco horas diarias frente a la pantalla de algún dispositivo, sin mencionar las horas adicionales que ven televisión o juegan con el celular o tableta”.

Debido a la pandemia, los “menores de tres años ahora tienen una exposición de entre dos horas y media a tres a las pantallas, ya que muchos padres encuentran en los dispositivos una forma de entretenerlos”, detalla Verónica Puebla Meléndez, directora de Centro Kibo en la Ciudad de México, donde se brinda asesoría sobre estimulación temprana y desarrollo infantil.

Aumento de peso, poca actividad física, ardor de ojos y dolor de cabeza son comunes entre los niños debido al confinamiento y el uso excesivo de dispositivos electrónicos.

La mayoría de niños en preescolar ahora pasan entre dos y tres horas de educación en línea. Sumando a esto el tiempo recreativo que los papás les daban (para ver televisión o jugar videojuegos), tienen frente a pantallas unas cinco horas a lo largo del día; o en ocasiones hasta ocho, enfatiza Puebla Meléndez.

En el caso de quienes ya están en primaria, “pueden tener clases desde las ocho de la mañana hasta las dos de la tarde en la computadora; más las horas de recreación, pueden pasar hasta 10 u 11 horas usando pantallas”, concluye la especialista.

Te recomendamos: Vacaciones: 6 actividades divertidas en casa sin usar pantallas.

¿Cómo afecta esto a los niños?

El encierro debido a la cuarentena afecta a los niños en diversas áreas, indica Mirthea Garrido, quien además de desempeñarse como profesional de la educación también es mamá. “Los pequeños han aumentado de peso por malos hábitos alimenticios; algunos comen por ansiedad y realizan poca o nula actividad física. Además, he observado que varios alumnos se quejan de ardor en los ojos o dolor de cabeza. Hace unos días reportaron a un niño ausente porque el médico lo diagnosticó con fatiga visual”, señala la experta.

Te recomendamos: 9 claves para frenar los efectos del sedentarismo infantil durante la pandemia.

Bajarle al tiempo en los dispositivos

  • Jueguen sin aparatos electrónicos. La psicóloga y licenciada en educación preescolar Eunice Abrego recomienda que, al finalizar las actividades escolares o de trabajo, se realicen juegos en familia que no impliquen el uso de celulares, tabletas o la televisión para limitar el tiempo de los niños frente a las pantallas. Abrego, quien trabaja en un Centro de Desarrollo Infantil y también se desempeña como terapeuta, reconoce que la organización puede ser un reto para los padres de familia, ya que, en ocasiones, la carga de trabajo o en casa es mucha, pero “es importante destinar un tiempo al juego con los pequeños”.
  • Limita las caricaturas. “El uso de dispositivos durante estos tiempos es inevitable, pero trata de exponer a los niños contenidos con personas y no solo con caricaturas”, explica Verónica Puebla, quien trabaja con especialistas del lenguaje. “Las caricaturas no articulan, en cambio al ver personas los niños pueden aprender el movimiento de la boca y eso les ayuda a desarrollar el lenguaje”.
  • Mantén horarios. Trata de establecer rutinas para que tus hijos miren su programa favorito o jueguen por 30 minutos antes de la cena. Esto también te dará espacio para realizar otras tareas mientras están ocupados.
  • Da el ejemplo. Finalmente, recuerda que tus hijos te están observando, y aprenderán de ti cómo y cuándo usar las pantallas. Trata de evitar el uso de dispositivos durante las comidas y cuando hayas programado actividades como juegos familiares.

Te recomendamos: ¿Y si mi pareja no pone límites a nuestros hijos?

Publicidad