Síguenos

 

BabyCreysi
Foto: August de Richelieu/Pexels

Pequeños traviesos

5 consejos para apoyar a tus hijos en sus clases en línea

El cambio de esquema en la educación representa un reto enorme también para los padres. Afortunadamente existen recursos sencillos que facilitan esta labor.

Por Adriana Vera

De un día para otro, niños y niñas tuvieron que empezar a tomar clases en línea debido a la emergencia sanitaria. Los esfuerzos de las escuelas, de los maestros, de los pequeños y de sus padres fueron enormes y se logró terminar el ciclo escolar del año pasado. 

Y luego inició el que actualmente está en curso, con los niños aún tomando clases desde casa (la última noticia es que la Asociación Nacional de Escuelas Particulares ha anunciado que las clases presenciales reiniciarán a partir del primer día de marzo del año en curso, pero la SEP no se ha pronunciado al respecto). A pesar de que el ciclo anterior nos dejó muchos aprendizajes, papás y mamás todavía tenemos mucho por conocer.

Algo bueno de todo esto es que “cuando los padres y los niños colaboran en actividades de aprendizaje, el vínculo entre padres e hijos se fortalece, pues con ello son capaces de pasar mucho más tiempo juntos”, asegura el estudio “Home Learning in Times of COVID: Experiences of Parents del Journal of Education and Educational Development”.

¿Por dónde empezar? La psicóloga Jacqueline Cebeira, de KidSuperfun, comparte cinco consejos básicos para dar estructura a este nuevo sistema de aprendizaje: 

  1. Realiza con tus hijos e hijas una rutina de calendario visual. En una cartulina grande, representa de manera gráfica los días de la semana y qué clases corresponden a ese día. Incluye también actividades del hogar en los que se espera que el pequeño o pequeña participe según su edad. En él también se puede incluir un espacio para representar el estado de ánimo que tienen ese día. 
  1. Elabora un emociómetro. Esta es una herramienta que les servirá para medir justamente cómo se siente tu niño o niña antes de tomar sus clases. Se elabora junto con ellos eligiendo un color y un material que represente cada estado de ánimo. Esto les ayudará mucho para identificar los días que se pudieran complicar desde antes de que suceda algún percance.
  1. Enséñales a respirar para manejar su frustración. Para ello existen distintas estrategias basadas en técnicas de respiración de yoga para niños, las cuales dependerán del “nivel de frustración”. Van desde el “conejito” hasta el “dragón”. La idea es que el pequeño salga de su estado emocional para concentrarse en manejar el aire y así lograr mejorar su atención y desempeño en las clases. 
  1. Acondiciona un espacio adecuado. Para que los menores pongan atención, es importante que estén sentados cómodamente, en una mesa o escritorio que les quede a su altura, que tengan todos sus útiles y materiales acomodados, y a la mano, y que el espacio tenga una ventilación e iluminación adecuadas. También es importante que estén en un lugar en donde los estemos viendo y, de ser posible, escuchando la lección, para asegurarnos de que no se distraigan o pierden el hilo de la clase por estar haciendo algo más.    
  1. Socializa el aprendizaje. Busca espacios para que tu hijo hable y platique con ustedes de lo que está aprendiendo. Hazle preguntas concretas como: “¿en dónde podemos observar lo que aprendiste?” Y dile cosas como: “me gusta aprender contigo, ¿me enseñas?” “Compárteme lo que te sorprendió o gustó en tus clases”.

No pierdas el ánimo, esta etapa también pasará y la oportunidad de vincularte con tu hijo en este nuevo esquema es invaluable. 

Te recomendamos: Un año de clases en línea.

Publicidad