Síguenos

 

BabyCreysi
Shutterstock

Noticias

¡No fumes durante tu embarazo! A tu bebé no le gusta

¿Sabías que los bebés de mamás fumadoras hacen más muecas y se tocan más la cara que los bebés de madres que no fuman?

Por Nayeli Rueda

Ver los movimientos y los gestos de un bebé no nato de una madre que fuma, uno o más cigarrillos al día, fue posible gracias a un estudio piloto que registró y observó –a través de imágenes en cuarta dimensión 4D– los gestos fetales de fetos de mamás fumadoras.  

El estudio, elaborado por un grupo de investigadores británicos y publicado en Acta Pediátrica, consistió en observar y comparar, a través de ecografías de alta definición, los movimientos de fetos de mamás fumadoras y no fumadoras. 

Cuando una mujer fuma uno o más cigarrillos al día, la nicotina y otras sustancias llegan al torrente sanguíneo por medio de los pulmones y se propaga por todo el cuerpo, y provoca daños a las mujeres embarazadas y a sus bebés.

De acuerdo con el informe de la Organización Mundial de la Salud, Recomendaciones de la OMS sobre la prevención y la gestión del consumo de tabaco y la exposición al humo ajeno durante el embarazo, el consumo de tabaco durante el embarazo aumenta el riesgo de complicaciones graves como abortos, muerte prenatal, embarazos ectópicos y partos prematuros. 

El documento alerta que los bebés de mujeres que fumaron durante el embarazo tienen más probabilidades de nacer de forma prematura, con bajo peso y con malformaciones congénitas como el labio leporino, pero que también tienen más riesgo de morir por el síndrome de muerte súbita del lactante.

Un ultrasonido en cuarta dimensión es una técnica de diagnóstico prenatal que reconstruye de manera tridimensional las estructuras fetales en movimiento, como la cara, las manos o los pies.

Registro visual y de movimientos fetales 

El estudio reclutó a madres fumadoras y no fumadoras, quienes fueron escaneadas cuatro veces durante la gestación. El registro comenzó a partir de la semana 24, luego en la semana 28, posteriormente en la 32 y finalmente en la semana 36. 

Durante el consentimiento y antes de cada procedimiento, se informó a las madres que estas exploraciones se realizaban con fines de investigación y no eran revisiones médicas de rutina.

Los fetos se exploraron por la mañana durante aproximadamente 15 a 20 minutos. Para esto, las madres estuvieron acostadas en una habitación oscura boca arriba o de lado, dependiendo de la posición del feto, y de lo cómodas que ellas estuvieran.

Las ecografías visualizaron la cara y la parte superior del torso fetal dando como resultado un perfil frontal o facial completo del feto por medio de grabaciones de ultrasonido en cuarta dimensión a color.

Los hallazgos de la investigación 

Entre los hallazgos de este seguimiento visual en útero, se encontró que los fetos de las mamás que fuman mostraron una tasa significativamente mayor de movimientos bucales, en comparación con los fetos de madres que no fuman.

Para los investigadores estas muecas que visiblemente muestran desagrado, podrían alentar a las mujeres a concientizarse sobre la importancia de dejar de fumar, pues una imagen dice más que mil palabras. La investigación también halló que el consumo de tabaco durante el embarazo aumenta riesgos de provocar retrasos en el desarrollo del bebé.

El estudio señala que la disminución de la oxigenación de la sangre fetal debido a la exposición al humo del cigarrillo afecta el desarrollo neurológico del feto en general, con una regulación autónoma atípica a nivel celular y orgánico. Y que los efectos más específicos del tabaquismo durante el embarazo incluyen la variabilidad diferencial de la frecuencia cardíaca y el movimiento respiratorio.

Beneficios de dejar de fumar

De acuerdo con el Instituto Nacional de Cáncer de Estados Unidos son muchos los beneficios para la salud de dejar de fumar. De inmediato:

  • El ritmo cardiaco y la presión arterial regresarán a niveles normales. 
  • En unas cuantas horas, la concentración de monóxido de carbono en la sangre comienza a disminuir. Esto permitirá que mayor cantidad de oxígeno circule por el cuerpo.

Dejar de fumar reduce el riesgo de cáncer y de muchas otras enfermedades, como las enfermedades cardíacas y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). 

Publicidad