Síguenos

 

BabyCreysi

Noticias

Con la pandemia, ¿México podría esperar un ‘baby boom’ en 2021?

La historia nos ha enseñado que algunas situaciones provocan que la tasa de natalidad se incremente sustancialmente. Con el contexto actual, ¿las familias incrementarán los números de integrantes?

Por Beatriz Gaspar

La-Lista.com / El ‘baby boom’ pasó después de la Segunda Guerra Mundial. Hubo un desastroso manejo en la natalidad en el mundo, así lo describe Edgar Vielma, director general de estadísticas sociodemográficas del INEGI (Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía), en entrevista para La-Lista. Especialmente al conjuntarse dos cosas: el abatimiento de la tasa de mortalidad infantil y el incremento de la esperanza de vida.

“Esto funcionó para el crecimiento poblacional, pero si a esto se le suma la falta de control en la natalidad fue el caos total”, señala Vielma, “una explosión demográfica nunca antes vista que fue desastrosa y lo vemos principalmente en el impacto medioambiental”.

Por lo que para Vielma hablar del concepto de ‘baby boom’ en la actualidad es muy difícil. “Estamos lejos que esa explosión aplique en poblaciones con mayor educación a nivel mundial, en los países donde haya un crecimiento en las tasas de natalidad se le puede acuñar ese término por el pobre crecimiento de nacimientos. Pasará que los que no tenían tengan un bebé y no cinco como en la década de los 50”, dice.

Una tendencia que se ve a nivel mundial y en México es que las tasas de fecundidad están colapsando debido al empoderamiento de la mujer a través de la educación y su incorporación al mercado laboral. “Con el poder para la toma de decisiones, la mujer en confinamiento probablemente pase de cero hijos a uno y con eso aún se mantendría la tendencia negativa”, afirma.

Sin embargo, a nivel mundial se esperan cifras distintas sobre el nacimiento de bebés. De acuerdo con una investigación del Fondo de Población de la ONU, publicado en abril de 2020, se espera que 47 millones de mujeres de 114 países de ingresos bajos y medianos no puedan acceder a anticonceptivos modernos, con lo que prevén 7 millones de embarazos no planificados si el confinamiento se prolongaba seis meses más.

Por su parte, el Ministerio de Seguridad Pública de China reportó su nivel más bajo en la tasa de natalidad en siete décadas, pese a que en 2016 volvió más flexible su política de un solo hijo. Datos publicados por Bloomberg indican que en 2020 se registraron 10,04 millones de bebés, 14,8% menos que en 2019. Mientras que la ciudad de Nueva York espera una racha de embarazos pandémicos que se empezarán a manifiestar en los primeros meses de 2021.

En el caso de México las tasas de decrecimiento en la última década rondan el 3%, según los datos más recientes del INEGI, y aunque no tienen las cifras definitivas de estos, que estarán disponibles en septiembre, se espera que esta tendencia continúe y que incluso en algunas entidades sea mayor que, de acuerdo con Vielma, podrían tener dos hipótesis:

  • La primera con dos fuerzas encontradas en donde el encierro pudo favorecer la reproducción humana o el aumento de la violencia en los hogares que disminuya el contacto sexual
  • La segunda es que por la pandemia se postergó el registro de muchos nacimientos por el riesgo a contraer Covid-19.

Responder la pregunta sobre si México tendrá un ‘baby boom’ es muy complejo, pues el encierro no basta para asegurarlo sino que es necesario contemplar otra información que lo pueda contrarrestar, como la educación y la pérdida de empleos que de abril a mayo se perdieron 12 millones de personas y 4 millones aún no lo recuperan. “Ahí tenemos otro componente fuerte que determina la reproducción”, dice.

Sin embargo, en caso de darse un incremento en los nacimientos se dará de forma local en algunos estados de la República, como Chiapas y Guerrero. “Datos que tendremos que analizar porque estos lugares aún tienen tasas de fecundidad parecidas a las de la década de los 80 y principios de los 90”, comenta.

Esperar que este fenómeno se presente al término de la pandemia es impredecible, pues aún no se tiene una fecha tentativa para que se termine. “Convencer a una pareja educada que tenga hijos es muy difícil, se necesitarían incentivos demasiado fuertes como lo ha hecho Alemania, pero no significa que la gente se anime”.

Este artículo fue publicado originalmente en La Lista. Lee aquí el original.

Publicidad