Síguenos

 

BabyCreysi
Shutterstock

Alimentación

¿Tu niño o niña es un “Picky eater”?

Si se rehúsa a comer y a probar nuevos alimentos, es probable que sea un Picky eater, o lo que conocemos como niños melindrosos o quisquillosos. Descubre cómo lo puedes apoyar.

Por Nayeli Rueda

Mariana es una pequeña de tres años que solo come ciertos alimentos; además, tienen que estar triturados. Sus papás viven angustiados porque no come bien. Además, cada vez que intentan darle a probar un nuevo alimento cierra fuerte la boca y llora. 

Pero la hora de la comida no debe provocar estrés o discusiones: “debe ser un momento familiar y placentero”, señala Analleli Quevedo, terapeuta clínica e integrante del equipo de especialistas de la plataforma Cursos En Salud México

La experta comenta que muchas veces lograr que los pequeños se incorporen a la dieta familiar no es cosa fácil. Sin embargo, es muy importante que tengan una dieta variada para crecer sanos.

De acuerdo con la Academia Americana de Pediatría, es importante ofrecer una variedad de alimentos a los niños, desde bebés, para evitar que sean quisquillosos al comer. Antes de los nueve meses, las papilas gustativas aún son inmaduras, por lo que están abiertas a muchos alimentos.

“¡No quiero!”

Hay familias en las que los niños no quieren comer y los padres se sienten culpables y tienen miedo de que su hijo enferme. La buena noticia es que existen diversas estrategias para lograr que un pequeño aprenda a comer bien y a disfrutar de los alimentos, asegura Analleli Quevedo. 

Para la experta en integración sensorial –y quien desde hace 10 años trabajo con el abordaje de Pick eater o niños melindrosos–, un pequeño que es quisquilloso al comer es alguien que tiene uno o varios problemas de alimentación, entre estos, rehusarse a comer y/o probar alimentos nuevos o conocidos.

Además, también pueden desarrollar una fuerte afición o preferencia por algunos alimentos o grupos alimenticios muy específicos, así como por marcas de comida, sabores y texturas.

Revisa cuál podría ser la causa

Entre los factores que provocan que un bebé sea un Picky eater, la especialista señala los siguientes: 

  • Factores físicos. Que pueden haberse originado desde la lactancia, como  inflamación o estreñimiento; llanto al comer por intentar darle más de lo que quiere, o bien, vómito por la textura de la comida.
  • Factores motrices. Los cuales están relacionados con los procesos de masticación, la buena postura y la alimentación independiente con sus manos o cubiertos.
  • Factores de integración sensorial. Cuando el niño o niña tienen dificultades para procesar sensaciones y usar el cuerpo efectivamente en el entorno.
  • Factores emocionales. La niña o niño puede desarrollar conductas para evitar comer y desesperar a su mamá o papá; entonces, relaciona la comida con regaños y gritos.

Te recomendamos leer: Cómo hacer ambientes saludables a la hora de comer.

Qué sí hacer y qué no

La desesperación puede llevar a los padres a tomar actitudes que pueden estresar más al niño o niña. No grites, castigues o etiquetes a tu pequeño como “chocante o payaso”. Si fuera el caso, Analleli Quevedo, te recomienda buscar apoyo profesional para no agravar más la situación. 

En tanto, puedes hacer lo siguiente: 

  • Tener mucha consideración y calma.
  • Planear y preparar los alimentos en familia.
  • Procurar que en la mesa haya pláticas positivas y pasar un momento agradable.
  • Presentar los alimentos de manera creativa.

Otras estrategia que puedes aplicar es esperar hasta que tenga hambre para darle alimentos que no ha querido en el pasado, permitir que elija entre dos opciones saludables u ofrecer en cada comida al menos un alimento saludable que sepas que le gusta.

Instituto para el peso saludable infantil y Academia Americana de Pediatría. 

Te recomendamos leer: Mantén la rutina del desayuno durante las vacaciones.

Publicidad