Síguenos

 

BabyCreysi
Shutterstock

Especial Día de las Madres

El poder de maternar entre mujeres

Compartir la maternidad con otras mamás te dará la contención y compañía que necesitas para seguir adelante.

Por Psicoterapeuta Gestalt Jimena Guarque

“La maternidad no es fácil”. Pero ¿qué hay detrás de esta frase trillada? Pasar la mañana tratando de trabajar mientras persigues a tu bebé explorador de dos años; intentar dar una clase en línea cuando tus hijos se están peleando en la habitación de al lado y ser paciente, muy paciente para establecer límites amorosos…

¿Quién podría entender todas las cosas que pasas como mamá? Probablemente si le llamas a la tuya tratará de consolarte mientras defiende a sus nietos; tu esposo prometerá intentar llegar más temprano ese día y tu terapeuta te compartirá un libro sobre crianza. Pero tu amiga te videollamará –también con ojeras y café en mano– para contarte que su mañana ha estado igual o peor de caótica y, probablemente, acabarán riendo juntas por lo reconfortante que es compartirlo. 

Así es, las mamás somos compañeras del bello e intenso caos de la maternidad. Aquí algunas razones por las que vale la pena acompañarse entre pares:

  • Formas tribu. En la tribu de los Krahos en Brasil, cada familia nuclear (que vive en la misma casa) está constituida por 15 a 20 personas. Entre ellas, muchas son madres y comparten maternidad, de manera que amamantan a cualquier bebé de la casa si tiene hambre y lo atienden si necesita algo. Y es que se considera que un niño debe tener más de una mamá. Los niños de la tribu usan el nombre “inxe” para llamar no solo a su madre biológica sino a todas las demás. Se dice que ninguna madre kraho le grita a sus hijos, pues no hay necesidad: se sienten cobijadas por la fuerza de todas las madres a su alrededor. Seguramente tú ya los has vivido: desde que eres mamá, cada que escuchas a un niño pedir ayuda te sientes impulsada a saltar de la silla para comprobar que está bien. En un grupo de amigas, es común que todas cuiden a los hijos de todas, y eso da mucha tranquilidad.
  • Encuentras empatía y ayuda. Si te quieres enterar de qué clínica es la mejor para poner las vacunas, qué terapia se recomienda para TDAH o las escuelas Montessori de la zona, no hay mejor fuente que un grupo de mamás. Al compartir las mismas preocupaciones, las mamás se informan de temas en común y pueden obtener retroalimentación muy valiosa. No es casualidad que los grupos de Facebook de maternidad hayan tenido un boom en los últimos años, pues muchas han encontrado en ellos una red de contención e incluso un lugar fértil para ver su emprendimiento florecer o encontrar un trabajo. 

Al compartir las mismas preocupaciones, las mamás se informan de temas en común y puedes obtener retroalimentación muy valiosa.

  • Te ríes mucho. Existe una corriente de mamás que hacen comedia de stand up o en redes sociales para hablar de sus experiencias. Para muestra puedes ver a Ali Wong en Netflix o a cuentas como la de Kristina Kuzmic y Laura Clery. Además, los memes son un clásico de los grupos de maternidad en Facebook o Whatsapp. Pero ¿por qué el humor es tan importante en la crianza? Según el libro Psicología del humor: un enfoque integrador, de Martín Rod. A., “una de sus funciones es ampliar el alcance del foco de atención del individuo y permitirle una resolución creativa de problemas para incrementar sus respuestas y ayudarlo a construir nuevos recursos para enfrentar con éxito los desafíos que la vida le plantea”. Es decir, el humor te ayuda a ver el lado positivo de las cosas y generar resiliencia. Nada como la maternidad para entender que no puedes controlarlo todo y que debes elegir las batallas. Y si en este proceso integras la risa, ¡mucho mejor!
  • Nombras lo innombrable. Maternidad también es intimidad. Comienza en el embarazo, cuando aparecen esos síntomas vergonzosos, gases, presión en la entrepierna, hemorroides. Sigue por el parto, en donde te topas con tu lado más primitivo, ese que no conocías hasta entonces, y se corona con la crianza, un camino lleno de sorpresas, algunas agradables y otras no tanto, en donde te confrontarás con tus propios miedos y expectativas. Mientras tus hijos crecen surgirán muchos temas importantes que, al discutir con otras mamás, generarán una complicidad inigualable entre ustedes.

El humor entre amigas te ayuda a ver el lado positivo de las cosas y generar resiliencia.

Te recomendamos leer: Rescata a la mujer que eres más allá de la maternidad.

Publicidad