Síguenos

 

BabyCreysi
Shutterstock

Especial Día del Padre

“Hijo de tigre, ¿pintito?”

Este refrán popular hace referencia al parecido que hay entre un padre y su hijo varón, pero, ¿qué pasaría si el hijo no cumple con las expectativas de su padre?

Por Nayeli Rueda

A un padre lo hace sentir orgulloso que sus hijos varones se le parezcan. En la cultura mexicana el refrán “Hijo de tigre, pintito” hace alusión al parecido físico y a las actitudes que el hijo hereda de su padre.

A veces, los refranes son ideas culturalmente muy posicionadas. Y en una sociedad machista, como la mexicana, “creer que el hijo tiene que ser como el papá puede ser muy frustrante y hacer mucho daño, tanto al papá como al hijo”, señala la psicóloga Alma Aguilar Segura, de Grupo Kintsugi: Psicología Clínica.

La maestra en terapia familiar comenta que crear expectativas sobre cómo será el hijo es normal y humano. Los papás pueden elaborar planes y crear posibles caminos por recorrer. Si para un padre es muy importante que su hijo varón se le parezca, “que sea en cosas buenas y positivas como los valores y la buena educación”.

Te recomendamos leer: Es tiempo de superar la masculinidad tradicional.

“Las nuevas paternidades han hecho que los hombres sean guías y acompañantes de sus hijos; y no buscar que sus hijos varones sean una extensión de sí mismos”.

Alma Aguilar Segura, psicoterapeuta familiar

Respetar la individualidad de los hijos

Cuando los papás piensan en sus hijos, suelen tener un plan elaborado sobre el futuro de ese pequeño. Por ejemplo: que estudie alguna carrera, que se case y tenga hijos, que practique algún deporte, incluso que “le vaya a su equipo favorito”.

Pero si el hijo nace con alguna discapacidad, si estudia Pedagogía en vez de Arquitectura, como el abuelo, o si es homosexual, hay papás que prefieren renunciar a la paternidad porque “para ellos es muy fuerte darse cuenta que su hijo no va a ser o hacer lo que ellos esperaban”, explica la psicóloga.

Hay familias muy tradicionales, en donde prevalecen los estereotipos y la cultura machista. En esos hogares es muy probable que al papá le cause un “choque emocional muy fuerte” que su hijo no cumpla con sus expectativas personales.

De acuerdo con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), en la publicación Creciendo en Igualdad, “los estereotipos de género son creencias que existen en todas las sociedades. Son opiniones y percepciones generalizadas acerca de atributos o características que hombres y mujeres, niños y niñas poseen o deberían poseer, las cuales se basan en normas sociales y culturales y no en factores biológicos”.

Hacia una nueva paternidad 

Las nuevas masculinidades y paternidades deben darse la oportunidad de construir vínculos más allá de las características de sus hijos, enfatiza Aguilar Segura, candidata a doctorado en terapia familiar y de pareja, por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Un niño puede sentir el rechazo de su padre  tener muchos vacíos emocionales, como inseguridad o miedo al rechazo. Y en la adolescencia estará buscando la aceptación. O bien, puede repetir esos patrones de conducta porque no aprendió a crear vínculos y relaciones sanas.

Si te cuesta aceptar las características de tu hijo, las que sean, la especialista ofrece algunos consejos para lograr una sana convivencia y construir un vínculo de amor, respeto y aceptación.

  • El primer paso es aceptar y comprender que nadie en la vida viene a cumplir nuestras expectativas sólo por desearlas. Nadie está obligado a cumplir las expectativas de nadie.
  • Otro aspecto importante es respetar la individualidad de tu hijo. Independientemente de la edad que tenga, es un ser individual y como padre te toca respetar esa individualidad. Si el hijo es pequeño, “el papel de padre es ser guía y darle libertad para que aprenda a relacionarse respetuosamente con su entorno”.
  • Los papás deben considerar tener proyectos personales y no convertir a los hijos en su único proyecto de vida. Si bien este gesto se puede interpretar como amor, también se puede pensar en más exigencia hacia los hijos y menos flexibilidad por parte de los padres.
  • Es fundamental que cada uno de los integrantes de la familia sean libres y autónomos, que se puedan acompañar y se puedan respetar. Y eso justo va ayudar a crear vínculos de mayor disfrute para todos. 

“Los hijos no tienen la obligación de cumplir con las expectativas de los padres. Eso no debería determinar la relación entre padre e hijo”.

Alma Aguilar Segura, psicóloga

Te recomendamos leer: Asumir la paternidad es cosa de hombres.

Publicidad