Síguenos

 

BabyCreysi
Shutterstock

Familia

Los hombres también se pueden deprimir tras el nacimiento de su bebé

Al igual que las madres, los padres también sufren depresión postparto y pueden llegar a experimentar miedo y angustia, entre otras emociones.

Por Nayeli Rueda

Sí, la llegada de un bebé es una revolución. Transforma la vida de muchas mujeres, pero también de los hombres. Ellos también pueden sentir emociones encontradas. Sentirse angustiados y preocupados, y sufrir depresión postparto.

Hace seis meses Carlos tuvo a su primera hija y recuerda que sintió una profunda tristeza, pues su vida con un bebé en brazos ya no fue la misma. Tenía miedo de quedarse sin trabajo y sentía mucha angustia cuando su pequeña lloraba. 

María Teresa Castañeda, educadora prenatal de Perinatal, comenta que en las clases de embarazo que ofrece a parejas próximas a ser padres, observa que “a los hombres les angustia mucho la responsabilidad económica que implica la llegada de un hijo. También pueden sentirse muy agobiados por no saber cómo cuidar un bebé y experimentar una profunda tristeza ante lo desconocido”.

Hay padres que se guardan esos sentimientos debido a que en la sociedad mexicana “culturalmente, llorar o sentir tristeza, son signos de debilidad y prefieren callar y no expresar sus emociones”, enfatiza. 

Estudios al respecto revelan que debido a los estereotipos de género masculinos, muchos hombres se muestran fuertes e invulnerables, por lo que a veces es complicado reconocer y tratar la depresión postparto masculina.

En México, al igual que en otros países, la depresión es más frecuente en las mujeres que en los hombres, con cifras de 10.4% y 5.4%, respectivamente.

Depression, gender and the treatment gap in Mexico.

Depresión postparto masculina 

El documento Crecer juntos, del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), puntualiza que la labor de la pareja es acompañar y contener a la madre. Y que al ser padre, un hombre puede: 

  • Descubrir facetas diferentes que no conocía: se alegra, se enternece, se asusta, se cansa.
  • Sentir que ha quedado al margen del vínculo entre la mamá y el bebé. 
  • Abrumarse al tener que organizar la vida familiar y distribuir las tareas de cuidado.

Para la Academia Americana de Pediatría, la depresión en los papás, durante y después del embarazo es muy frecuente, y puede afectar a entre un 2 y 25 por ciento de los padres durante el embarazo de su pareja o durante el primer año después del parto. Esta tasa puede incrementarse a un 50 por ciento cuando la madre sufre de depresión perinatal o de depresión posparto.

Señala que algunos de los factores de riesgo de la depresión postparto paterna, son: 

  • Dificultad para establecer un lazo de apego con el bebé.
  • Falta de apoyo social o ayuda de familiares y amigos.
  • Cambios en la relación matrimonial, tal y como la falta de intimidad de la pareja.
  • Sentirse excluido y celoso del lazo establecido entre la madre y el bebé.
  • Carencia de retribuciones de la crianza.
  • Depresión de la madre.
  • Estrés en el trabajo o estrés financiero.
  • Niveles bajos de testosterona.

Aprender a ser padres

Conocer cuáles son las necesidades afectivas y emocionales de un bebé, así como sus necesidades fisiológicas, “le dará a un padre las habilidades para empoderarse y sentirse más seguro en la crianza y atender a su hijo o hija”, de acuerdo con la educadora perinatal.

Asimismo, es importante diferenciar entre la depresión de tristeza y psicosis posparto, las cuales tienen características y tratamientos diferentes, de acuerdo con la investigación Depresión postparto, un problema de salud pública que requiere de mayor atención en México, de Ma. Asunción Lara, Pamela Patiño, Laura Navarrete y Lourdes Nieto, de la Dirección de Investigaciones Epidemiológicas y Psicosociales del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz. 

La tristeza posparto se puede resolver dentro de las dos semanas posteriores a su aparición y no requiere intervención alguna más allá de comprensión y apoyo. Se caracteriza por:

  • Labilidad emocional
  • Irritabilidad
  • Insomnio
  • Llanto
  • Ansiedad generalizada

En cambio, “la psicosis posparto es un trastorno afectivo con síntomas psicóticos, tales como delirios, cambios repentinos de humor y desorganización conductual y requiere tratamiento inmediato”.

Los expertos señalan que un padre con depresión no podrá apoyar a su pareja ni dar protección y cuidados a sus hijos.  

Si un hombre padece depresión postparto deberá recibir tratamiento para la depresión, lo cual puede abarcar medicamentos antidepresivos, terapia de comunicación y apoyo de recursos disponibles en la comunidad.

Academia Americana de Pediatría

Te recomendamos leer: Maternidad y culpa (y salud mental).

Publicidad