Síguenos

 

BabyCreysi
Macrovector/Freepik

Familia

La risa es cosa seria

Reír con nuestros hijos permite estrechar los lazos afectivos con ellos y genera un bienestar invaluable.

Por Nayeli Rueda

La sociedad en general está muy estresada y los padres de familia no son la excepción. Pero ser adulto no significa ser solemne, tampoco dejar de jugar y reír con tus hijos.

Es verdad que las ocupaciones en el día a día pueden ser agobiantes. Sin embargo, hay que procurar entrar en contacto con las emociones de las niñas y los niños, ser como ellos y “reír sin temor a hacer el ridículo”, nos recomienda Octavio Martínez Flores, mejor conocido como el “Doctor Tekiero”, de la Fundación Nahi.

Te recomendamos: ¡A jugar con disfraces todo el año!

Esta fundación, cuyo nombre es una palabra de origen chichimeca que significa “yo te quiero, te cuido y te protejo”, tiene como misión llevar alegría, diversión y optimismo a pacientes de todas las edades, que están internados en instituciones de salud.

Está comprobado que la risa produce en el cuerpo endorfinas y encefalinas “que son neurotransmisores opioides producidos por el sistema nervioso central y que actúan como reguladores del dolor, la temperatura, el hambre, funciones reproductivas y del sistema inmune”, explica Martínez Flores, quien es pediatra y combina su profesión con la risaterapia.

“La risaterapia no es llegar a un hospital y hacer reír a una persona. A veces solamente es dar acompañamiento. Y si surge una carcajada ¡está muy bien! Hay pacientes que solamente necesitan un abrazo, una compañía y que los escuches”.

También ayuda a disminuir la depresión, la ansiedad y el estrés, aumenta la autoestima y hace más creativas a las personas que lo practican, de acuerdo con el artículo de investigación “Terapias complementarias en los cuidados: Humor y risoterapia”, de María del Carmen Ruiz, publicado en la revista Index de Enfermería.

Te recomendamos: ¡Vamos a jugar!

Jugar y reír en familia

La risa nos hace sentir placer y alegría y envía mensajes a los linfocitos, que son las células que se encargan de defender a nuestro organismo de virus y bacterias, por eso es muy bueno practicarla en familia.

“Doctor Tekiero” recomienda apagar el celular y la computadora, pasar tiempo con nuestros hijos e hijas, hacer lo que más les gusta y tratar de que todos se carcajeen. Sugiere que si les estás contando un cuento levantes la voz, hagas expresiones y gesticules.

Para el experto en risa, los adultos crecemos y nos “adulteramos” es decir, perdemos la inocencia y el juego nato. Sin embargo, hay que buscar no perder ese candor. Si mamás y papás se permiten jugar con sus hijos y divertirse, esto les servirá como terapia y liberarán el estrés con el que cargan pero, sobre todo, “pasarla bien y divertirnos, porque los pensamientos positivos provocan un cambio en nuestra actitud y mejoran nuestro estado de ánimo considerablemente”, enfatiza.

A través del juego puedes hacer reír a tus hijos y crear una conexión con ellos. Para fortalecer este lazo afectivo, Octavio Martínez recomienda:

  • Hacer mímica
  • Actuar con torpeza
  • Convertirte en un dinosaurio Rex.

La risa produce los mismos efectos que los analgésicos provenientes del opio. Cuando se estimulan los receptores a nivel de la médula espinal, se produce una analgesia similar a la morfina. La producción de endorfinas y encefalinas de estos neurotransmisores son estimuladas por el poder de la risa.

Te recomendamos: Juegos de mesa en familia: una divertida forma de crecer.

Publicidad