Síguenos

 

BabyCreysi
Shutterstock

Familia

11 consejos para criar con ternura

Educar con ternura puede ser un desafío para muchas mamás y papás, pero es la mejor inversión para la construcción de una sociedad menos violenta.

Por Nayeli Rueda

Hoy fue uno de esos días estresantes… Trabajaste hasta tarde, pero por fin has concluido el reporte semestral. Deseas estar en casa para acostarte en tu sillón favorito a ver una serie de televisión pero, al llegar, miras a tu alrededor y ¡es un desastre! Hay juguetes tirados por todas partes, en la cocina se erige una montaña de trastes sucios y tus hijos no han hecho la tarea.

¡Quieres gritar!, pero te controlas y respiras hondo. Te has propuesto optar por la crianza con ternura, así que procedes a quitarte los zapatos y ponerte ropa cómoda. Luego pides a tus hijos que te ayuden a recoger sus juguetes y que saquen su material para hacer la tarea.

La crianza es agotadora y a veces puede ser frustrante. Sin embargo, la solución no es educar con golpes, pues esta forma de educar trasciende el ámbito doméstico e influye en el modelo de sociedad en el que vivimos, de acuerdo con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

En el documento Sin violencia se educa mejor, la organización hace una invitación a los papás y mamás para comprometerse a construir una cultura de paz y fortalecimiento a través de un modelo democrático de sociedad basado en el diálogo como forma de resolución de los conflictos. Y para ello señala que es necesario buscar alternativas no violentas para educar a los hijos e hijas.

¿Por qué y cómo criar con ternura?

Para la psicóloga Machy Guerrero, de Psicoeduca, educamos con el ejemplo, por lo que debemos tratar a los hijos con respeto: “los niños y las niñas aprenden cuando te observan, y cuando les pegas, les estás enseñando que ellos también pueden hacerlo”.

Machy Guerrero, especialista en crianza y educación infantil, apunta también que la crianza con ternura y amor hace que el cerebro se desarrolle de distinta manera. Mientras que las y los niños que fueron maltratados pueden desarrollar trastornos como la ansiedad, la depresión y la agresión, los pequeños que vivieron en una familia afectuosa tienen más confianza en sí mismos y son más felices en la edad adulta. 

Son muchos los beneficios de la crianza con ternura, por eso la experta te invita a eliminar las estrategias violentas que te pudieron enseñaron tus padres, como los gritos y los golpes, y buscar otras alternativas.

Quienes ahora son padres, tienen que desaprender los malos tratos que aprendieron en su infancia y volver a aprender. Para ello, necesitan “identificar cómo les hubiera gustado que actuaran sus padres y los trataran, cuando eran pequeños”.

Entre las habilidades que deben poner en práctica hoy en día los padres para una crianza con ternura, están:

  • El diálogo
  • La confianza
  • Las palabras
  • Los abrazos
  • Las miradas
  • El tiempo de calidad

La crianza es agotadora y a veces puede ser frustrante. Sin embargo, la solución no es educar con golpes.

UNICEF

Te recomendamos leer: Crianza positiva: criar con firmeza pero con amor.

Crianza con afecto y amor 

Para Save The Children educar y disciplinar desde el amor sí es posible. Ponte este reto, llévalo a cabo a través de 10 acciones cotidianas y mejora la relación con tus hijos e hijas para que destierres de tu hogar la disciplina violenta, tan tóxica en su desarrollo. Acércate a las niñas y niños desde el amor incondicional:

  1. Hazles saber que no tienen que ser o hacer nada para que los ames. Respeta su manera de ver el mundo.
  1. Procura escuchar y respetar sus opiniones, necesidades e inquietudes, sin cambiarlas.
  1. Acompáñalos en el juego, observando cómo se manifiesta en ellos su potencial, sus capacidades y su naturaleza.
  1. Háblales abiertamente y apóyalos para evaluar las consecuencias de sus acciones.
  1. Establece en conjunto límites claros y posibles.
  1. Permite el desarrollo de su autonomía y su capacidad de organización y autocuidado.
  1. Refuerza su autovaloración reconociendo sus capacidades y apoyando el desarrollo de sus intereses sin juicios.
  1. Dales contención cuando lo requieran, que sepan que pueden recurrir a ti en cualquier circunstancia.
  1. Reconoce con ellas y ellos que equivocarse nos da la oportunidad de aprender y mejorar, que tú también estás aprendiendo y eso es parte de la vida.
  1. Modela para ellas y ellos los valores que te parece importante que adquieran, buscando ser congruente y reconociendo cuando algo no está funcionando.
  1. Valida sus emociones y apórtales elementos para que aprendan a reconocerlas y expresarlas abiertamente sin lastimarse y sin lastimar a otros.

Los niños y niñas que viven en una familia afectuosa tienen más confianza en sí mismos y son más felices en la edad adulta. 

Te recomendamos leer: En la crianza NO debemos buscar la obediencia.

Publicidad