Síguenos

 

BabyCreysi
Loquios
Se llama loquios a la pérdida de sangre que se produce después del parto. Foto: Shutterstock

Embarazo

Sangrado postparto o loquios: qué son y cuándo acudir al médico

Durante los primeros quince días después del parto, aproximadamente, se produce un sangrado abundante conocido como loquios. Puede ser aterrador, pero es normal. Estas son las señales de alerta que debes tener en cuenta.

Los primeros días posteriores al parto, ya sea vaginal o por cesárea, se produce un sangrado considerable que se conoce como loquios (o entuertos, dirían las abuelas). “Se asemejan a una regla muy abundante y van a ir cambiando de color conforme pasan los días”, dice la doctora Mercedes Álvarez Goris (Lucina Ginecóloga), especialista en Ginecología y Obstetricia

¿Qué son los loquios o sangrado postparto?

Para muchas mujeres es sorprendente, e incluso preocupante, la cantidad de sangre que puede aparecer después de tener a su bebé. Sin embargo, los loquios son completamente normales, se tratan de una forma en la que tu cuerpo se recupera del embarazo.

De hecho, la sangre que sale es el revestimiento del útero. Cuando estabas embarazada, tu útero estaba cubierto de sangre y tejido, una vez que tienes a tu bebé, el cuerpo elimina los loquios de manera muy similar al ciclo menstrual.

El primer o segundo día este sangrado puede parecer alarmante, en particular la sangre coagulada, “al principio es como una regla muy abundante y va cambiando de color conforme pasan los días, de rojo o café, luego amarillo y blanco, hasta que desaparecen”, explica la ginecóloga.

No te pierdas: ¿Es normal el flujo vaginal durante el embarazo?

¿Cuándo acudir al médico?

De acuerdo con la doctora Álvarez, hay algunos tips que te pueden ayudar a identificar si son “anormales”:

  1. Los loquios no deben ser fétidos, no deben tener un olor desagradable. “Tienen un olor sui géneris, como a hierro y sangre, pero no debe de tener mal olor”.
  2. No debe de sentirse la cavidad vaginal caliente.
  3. No debe de haber fiebre mayor a 38 grados.
  4. Los coágulos no deben ser muy grandes (del tamaño de un puño o una naranja, por ejemplo).
  5. Cuidado con las hemorragias.
    “La cantidad de los loquios sí son más abundantes que una regla, pero no tanto que te tengas que cambiar la toalla sanitaria empapada en menos de dos horas. Si estás cambiando la toalla en menos de dos horas y notas que el sangrado es extremo, tienes que acudir de inmediato a urgencias porque podría ser una hemorragia postparto”, explica la experta.

Puedes leer: Recuperación después del parto, ¿ cuánto tarda?

¿Cuánto duran los loquios?

La pérdida de loquios varían mucho de mujer a mujer. “Por lo regular duran alrededor de 15 días y aparecen sin importar si fue cesárea o parto vaginal”, dice Álvarez. Aunque hay mujeres, sobre todo si tuvieron un embarazo múltiple, que pueden presentar estos sangrados por más tiempo.

Tipos de loquios

De acuerdo con su color y una duración aproximada (recuerda que todas somos diferentes), se pueden clasificar en los siguientes:

Loquios rojos (loquia rubra): Es el primer sangrado después del parto. Puede fluir continuamente o por intervalos. Duran hasta cuatro días después de tener al bebé.
Loquios amarillos o (loquia flava): Se van haciendo menos intensos. Hay aumento de exudación y la secreción es más acuosa. Dura entre cinco y siete días.
Loquios blancos o (loquia alba): Aumenta la secreción mucosa. Dura unos diez días.

Normalmente los loquios no son dolorosos, pero sí aterradores. Con cualquiera de estos datos hay que acudir al médico. Incluso si tienes coágulos grandes y tienes duda, no esperes a medirlo o ver si es superior a tu puño, consulta a tu médico. Lo mismo si de pronto empiezas a sangrar mucho de nuevo, en especial si la sangre es roja brillante.

Otros temas de interés:

Sueño durante el embarazo, esta es la razón y lo que puedes hacer
Cuidados básicos de la piel durante el embarazo
Baby Shower virtual, una tendencia en auge
7 ideas para revelar el sexo de tu bebé
Guía rápida para hacer un banco de leche

Publicidad