Síguenos

 

BabyCreysi
Shutterstock

Posparto

¿Cómo favorecer una imagen corporal saludable en el embarazo y postparto?

Los cambios físicos y emocionales en estas etapas pueden reactivar dificultades para sentirnos cómodas con nuestro propio cuerpo.

Por Carla Pérez Martínez, Psicología con bebés.

Como mujeres, crecemos desde pequeñas con una enorme presión social sobre nuestros cuerpos, tratando de adaptarnos a ideales que la mayoría de las veces nada tienen que ver con nosotras.

Durante la gestación, los cambios corporales, la ganancia de peso o la restricción a ciertos alimentos pueden vivirse de forma estresante o reactivar dificultades pasadas sobre la imagen corporal.

Después de dar a luz, las dificultades con la imagen corporal pueden exacerbarse. Ya sea que tu bebé haya nacido por parto o cesárea, tu cuerpo se siente distinto por varias razones:

  • La vivencia de extrañeza de ya no llevar a tu bebé en el vientre.
  • Los posibles desgarros, episiotomías o heridas de la cesárea.
  • Experiencias de violencia obstétrica.
  • Producción de la leche materna y posibles dificultades en la lactancia.
  • Las estrías, los kilos de más y/o la flacidez.
  • Estar a total disponibilidad de tu bebé para sus cuidados y alimentación.

Muchas veces enfrentamos estas dificultades con frustración, en silencio y en soledad. Nadie nos dijo antes que nos sentiríamos extrañas en nuestro propio cuerpo, que nos costaría reconocernos en él y que necesitaríamos un proceso de adaptación con nosotras mismas.

Además, durante el embarazo y el postparto, nos llegan opiniones no solicitadas sobre nuestros cuerpos y sobre lo que podemos y no comer. Es como si al convertirnos en madres, pasáramos a ser un tema de interés público. Recibimos constantemente comentarios sobre nuestro cuerpo y hábitos que influyen en nuestra propia percepción y solo añaden más estrés.

Por todo lo anterior, la relación con el cuerpo, el peso y la comida puede ser un tema estresante para muchas mujeres durante la gestación y después de parir, especialmente si la mujer ya ha tenido dificultades con la imagen corporal y la alimentación en el pasado. 

Te recomendamos leer: Estos son los derechos de las mujeres embarazadas durante el parto.

Cuidado con la pregorexia

Recientemente, se ha observado una tendencia a querer mostrarse sin aumento de peso durante el embarazo haciendo dietas muy restrictivas y ejercicio extremo. Este comportamiento ha sido nombrado por diversos medios de comunicación como “pregorexia”. 

Estas prácticas que buscan un control excesivo del aumento de peso durante la gestación, pueden afectar no solo la salud de la mujer sino también del bebé. Además, los hábitos drásticos de dieta y ejercicio extremo enfocados en bajar de peso en el embarazo pueden convertirse en un trastorno de la alimentación en el postparto.

Es importante tener en mente que la imagen corporal negativa es un factor de riesgo para la depresión postparto y los trastornos de la conducta alimentaria, tal como mencionan Patricia Fernández e Ibone Olza en su libro Psicología del embarazo.

Aquí te comparto algunas pautas que puedes tener en cuenta para favorecer una imagen corporal saludable en la gestación y el postparto:

  • Reconoce la capacidad de tu cuerpo para gestar a tu bebé.
  • Infórmate sobre los cambios en tu cuerpo en estas etapas. Recuerda que la recomendación de ganar un kilo por cada mes de embarazo son generalidades que se dan sin tener en cuenta tu propio historial.
  • Lleva una alimentación equilibrada y nutritiva. Si es posible, asiste a una consulta de nutrición, especialmente si tienes un diagnóstico de diabetes gestacional.
  • Realiza actividad física moderada en el embarazo. Una vez que nazca tu bebé, reinicia tu rutina de ejercicio cuando te sientas recuperada y con energías. 
  • Procura tener expectativas realistas sobre tu cuerpo, la ganancia o la pérdida de peso. Tú eres experta en tu cuerpo y en tus ritmos.
  • Concédete al menos un año después de parir para adaptarte a este nuevo cuerpo. Sé paciente contigo misma: tu cuerpo no será el mismo, pero sí volverás a sentirte cómoda.
  • Sé consciente de la presión interiorizada para perder peso, que aumenta ante los comentarios de nuestro entorno. Pon límites o pide a tu pareja o familia que actúen como escudos ante los comentarios y las opiniones fuera de lugar.
  • Ten en cuenta tu propia actitud y emociones sobre tu cuerpo y tu nueva identidad como mamá. No dudes en solicitar una consulta de psicología perinatal (con perspectiva de género) para hablar de estos temas y saber cómo gestionarlos.

Recuerda, durante nueve meses, tu cuerpo cambió en el embarazo, se expandió, creó y dio vida, y ha sido capaz de producir el mejor alimento para tu bebé. Es normal necesitar tiempo y paciencia para reconocerte a ti misma en este nuevo cuerpo, en esta nueva identidad.

Tu cuerpo es el hábitat de tu bebé, su lugar preferido.

Te recomendamos leer: ¿Qué debo comer durante mi embarazo?

Publicidad