Síguenos

 

BabyCreysi
Molestias habituales durante el embarazo.
Shutterstock

Embarazo

Estas son algunas de las molestias habituales durante el embarazo

El proceso fisiológico de una mujer en gestación puede ocasionar hinchazón de piernas, cansancio o acidez estomacal. No hay por qué estresarse, varias de ellas son completamente esperadas.

Por Nayeli Rueda

Durante el embarazo, el organismo de la mujer sufre modificaciones para cubrir las nuevas necesidades metabólicas de la madre y el futuro bebé. Aunque no es una enfermedad que incapacite, este proceso fisiológico constituye un enorme reto para el organismo femenino, señala el médico Arturo Zárate Santamaría, ginecólogo obstetra del Hospital de la Mujer.

Los cambios que aparecerán son normales y no deben ser motivo de preocupación. Sin embargo, el seguimiento médico mensual una vez confirmado el embarazo, será muy importante, tanto para vigilar el aumento de peso de la gestante y el crecimiento del bebé, como las posibles complicaciones que pudieran surgir.

Te recomendamos: ¿Puedo hacer ejercicio durante mi embarazo?

“La mayoría de las mujeres embarazadas refieren durante la consulta médica que ya no son la misma, que se sienten otra persona. Esto es normal, pues dar vida es algo trascendental que conlleva cambios físicos y psicológicos”.

Arturo Zárate Santamaría, ginecobstetra del Hospital de la Mujer.

Molestias habituales

Los malestares más comunes, propios y tolerables, que aquejan a una mujer durante la gestación, son los siguientes, señala el médico Zárate Santamaría, con 51 años de experiencia:

  • Dolor abdominal, debido a que los músculos están distendidos. Si el dolor es intenso e impide a la mujer realizar sus actividades cotidianas, debe consultar a su médico.
  • Náuseas, a veces con vómito, las cuales son habituales desde la concepción. Disminuyen normalmente después del primer trimestre.
  • Cansancio y sueño. Al inicio del embarazo, los elevados niveles de progesterona en el cuerpo tienen un efecto sedante. Es recomendable que la mujer descanse y duerma.
  • Pesadez en las piernas. Al finalizar el día es normal sentir las piernas un poco pesadas, pero si al apretar la tibia de la pierna con el dedo pulgar se hace una zanja, se está reteniendo líquidos, lo cual no es anormal. Hay que avisar al especialista.
  • Acidez estomacal. Para que el estómago no se llene demasiado se recomienda comer poco, pero a menudo: tres comidas y dos colaciones.

Si la mujer embarazada tiene antojos, puede darse uno que otro gusto, sin abusar de los alimentos chatarra. Su dieta debe estar basada en proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales.

Otros cambios son:

  • Aumento de frecuencia cardiaca. En el embarazo puede llegar hasta 90 latidos por minuto. El pulso de 130-140, o de menos de 50 latidos, no es normal.
  • Incremento de la sangre. En nuestro cuerpo tenemos cinco litros de sangre circulante; en la gestación aumenta a seis. El organismo es perfecto, ya que ese exceso de sangre se perderá en el parto.
  • Aumento de peso. Lo recomendable es que, en total, una mujer suba de nueve a 10 kilos. En caso de sobrepeso materno estarán permitidos siete kilos, y en mujeres con obesidad, cinco kilos. En mujeres con escaso peso o embarazo gemelar, hasta 16 kilos.

Son datos de alarma que una mujer embarazada:

  • No aumente de peso.
  • No crezca el bebé.
  • Tenga alta la presión.
  • Retenga líquidos.
  • Le falte el aire sin hacer esfuerzo.
  • Las náuseas y los vómitos afectan hasta el 50% de las mujeres durante el embarazo.
  • El consumo de oxígeno aumenta de un 30 a un 60%.
  • El gasto cardiaco aumenta de un 30 a un 50%.

Fuente: Cambios fisiológicos en el embarazo, de Christina C. Hill y Jennifer Pickinpaugh.

Publicidad