Síguenos

 

BabyCreysi
Shutterstock

Bebés

La importancia de la prueba de Apgar en los recién nacidos

Recién nace un bebé, hay que evaluar su estado clínico y fisiológico para determinar si todo está bien o si necesita una atención inmediata y especializada.

Por Nayeli Rueda

La puntuación de Apgar, también conocida como “Test de Apgar”, evalúa de manera rápida el estado clínico del recién nacido. Es un primer informe de la condición física de tu bebé que da cuenta del estado clínico y fisiológico del neonato y su adaptación a la vida extrauterina.

En el protocolo del recién nacido, el Apgar es muy útil porque “los médicos pueden comprobar que un bebé está vivo, descartar que tenga asfixia o, si es necesario, actuar de inmediato con atención especial, por ejemplo, darle reanimación o suplementación de oxígeno”, explica la neuropediatra Clara Soto Zurita, del Hospital Ángeles Puebla.

Una valoración después de nacer

En 1952, Virginia Apgar, anestesióloga, pediatra y obstetra, diseñó este sistema de puntuación para conocer el estado clínico del recién nacido al minuto de edad y la necesidad de una intervención para establecer la respiración de inmediato.

La prueba de Apgar ha logrado reducir la tasa de enfermedades y mortalidad infantil. Evalúa el estado de salud del recién nacido y si es necesaria una atención especial inmediata.

Para recordar los criterios evaluados, la palabra Apgar también se usa como acrónimo: Apariencia, Pulso, Gesticulación, Actividad y Respiración. Tras el parto, son cinco los aspectos que los médicos deben revisar en el neonato. A continuación, te explicamos en qué consisten:

  • Frecuencia cardiaca. Se trata de la velocidad a la que late el corazón del recién nacido. Debe ser de más de 100 latidos por minuto.
  • Esfuerzo respiratorio. El bebé debe respirar de manera regular y presentar llanto.
  • Tono muscular. Se refiere al movimiento activo que presenta el neonato.
  • Irritabilidad refleja. Esto indica que, al nacer, el bebé hace gestos y emite quejidos.
  • Color de la piel. Tras el nacimiento, algunos bebés pueden tener manos y pies azules, pero después de cinco minutos, mejorar su aspecto y tener en toda la piel un color rosado.

¿Cómo se valora?

La puntuación de Apgar se realiza en la sala de partos al minuto de nacer y a los cinco minutos. Las valoraciones superiores a siete puntos indican que el neonato se está adaptando de manera favorable a la vida fuera del útero.

Si fuera inferior a siete, a los cinco minutos, las pautas del programa de reanimación neonatal (PRN), indican que se debe volver a hacer la prueba cada cinco minutos, hasta los 20, de acuerdo con la Academia Americana de Pediatría (AAP) y la Asociación Americana del Corazón (AHA).

Si todo va bien, el recién nacido obtendrá, por cada uno de estos aspectos, la mayor puntuación que será de dos puntos y, sumados, darán un total de 10, las cuales son poco frecuentes, pues la mayoría de los niños obtienen nueve. Cuando un bebé presenta una calificación baja y después alta, se le conoce como Apgar recuperado.

Las valoraciones de cuatro, cinco y seis, son intermedias y no constituyen marcadores de aumento del riesgo de disfunción neurológica, sino que estos marcadores pueden ser consecuencia de la inmadurez fisiológica, las medicaciones maternas, la presencia de malformaciones congénitas o de otros factores, según la AAP.

Una puntuación de Apgar de cero a tres, a los cinco minutos, puede correlacionarse con la mortalidad neonatal, pero, por sí sola, no predice una disfunción neurológica posterior.

Aunque el Apgar no es una prueba para diagnosticar enfermedades, es probable que en algún momento un especialista te pregunte por su resultado. Para los médicos es muy importante conocer esta puntuación porque “nos proporciona información sobre si el pequeño nació en buenas condiciones, o si requirió alguna maniobra tras el nacimiento”, explica la neuropediatra Clara Elena Soto Zurita.

El número obtenido en el Test de Apgar se encuentra en el certificado de nacimiento, que es la constancia de hechos vitales del alumbramiento y del recién nacido. La entregan cuando mamá e hijo son dados de alta.

Te recomendamos: 7 consejos para evitar la muerte de cuna.

Publicidad