Síguenos

 

BabyCreysi
Shutterstock

Bebés

¡Vuélvete experto en cargar a tu bebé!

Es normal que como mamá o papá primerizo tengas miedo de cargar a tu bebé, pero una vez que sepas cómo hacerlo y que agarres práctica, te volverás un experto.

Por Nayeli Rueda

Luis nunca ha tenido a un bebé en sus brazos. Un recién nacido le parece tan frágil que está nervioso y tiene miedo. Sin embargo, en un par de meses se convertirá en papá y será necesario que aprenda cómo cargar a su bebé.

Si al igual que Luis eres una madre o un padre primerizo que está experimentando nerviosismo por ser neófito en el tema de la crianza, te tenemos una noticia que te va a tranquilizar: es muy difícil que a alguien se le caiga un bebé de los brazos. Esto nos lo asegura Azucena García Pacheco, experta en el cuidado del bebé del Centro de Atención Prenatal Yo soy Puericultista.

Deja de imaginar cosas descabelladas que no van a pasar y comienza a practicar cómo cargar a tu bebé. Utilizar un muñeco o un cobertor enrollado es una buena idea para iniciarte en ello, ¡la práctica hace al maestro!

El paso a paso

Para recibir y cargar a un bebé recién nacido, es muy importante hacerlo con seguridad y firmeza. Siempre debes sostener su cabecita y cuello juntos con la mano, así como la parte superior de la espalda. A esta edad todavía no pueden hacerlo por sí mismos. El control cefálico se logrará después de los tres meses de edad.

Existen diferentes formas de cargar al bebé, pero la más habitual es llevarlo hacia el pecho. La puericultista García Pacheco lo explica así:

  • Identifica cuál es tu brazo predominante –izquierdo o derecho–, pues será la base con la que vas a sostener la mayor parte del peso del bebé.
  • Coloca su cuello en tu brazo.
  • Sostén el cuerpo con la otra mano y brazo.
  • Sujeta con una mano la cabeza y el cuello; con la otra mano, su cuerpo.
  • Apoya su cabeza en el brazo para darle estabilidad.
  • Evita movimientos bruscos.

Un bebé necesita que lo carguen

Existe el mito de que si cargas a un bebé se va a acostumbrar. Sin embargo, un recién nacido necesita de tus brazos para sentir alivio. ¡No temas cargarlo!: “si un niño llora y se calma cuando lo abrazas es porque necesitaba consuelo y sentirse protegido”, enfatiza García Pacheco.

La especialista en desarrollo infantil señala que hay mucha desinformación al respecto, y no cargar a un bebé cuando llora es una “negligencia emocional”. Los adultos somos los encargados de cubrir las necesidades físicas y de alimentación, pero también las afectivas y emocionales. “Si cuando cargas a un bebé se calma y deja de llorar, no debes dudar en hacerlo, por amor y respeto”, dice.

“Cargar a un recién nacido en posición fetal o de «ranita» con su espalda redondeada y las rodillas altas le va a generar tranquilidad. Esta postura le recuerda el vientre materno y va a llorar menos”.

Azucena García Pacheco, experta en el cuidado de bebés.

El porteo puede ser tu aliado

Desde hace siglos las mujeres, principalmente, han transportado y llevado a sus críos cerca de ellas en el rebozo para mantener las manos libres. El uso de un rebozo o portabebés satisface la necesidad del niño de sentirse seguro y tranquilo, a la vez que deja las manos libres del portador.

En todas las culturas se ha portado tanto a bebés como a niños pequeños, de modo que los adultos puedan realizar tareas cotidianas o desplazarse con mayor rapidez, sin dejar de atender al niño, refiere la Asociación Española de Pediatría.

El porteo permite que un bebé adopte posturas ergonómicas, que vayan de acuerdo con su anatomía, que no lo lastiman y que favorecen su desarrollo físico y emocional. Solamente hay que estar pendientes de que el rebozo o el portabebés no le roce la piel, concluye la experta.

Si un niño llora y se calma cuando lo abrazas, es porque te necesita y necesita sentirse protegido por alguien que lo ama.

Te recomendamos: 7 dudas muy comunes entre los papás y las mamás primerizas.

Publicidad