Síguenos

 

BabyCreysi
Shutterstock

Bebés

Cuidados y limpieza del cordón umbilical y el ombligo del bebé

Al nacer, todos los bebés tienen una hernia umbilical fisiológica que cierra en el transcurso del primer año de vida. Conoce más sobre ella.

Por Nayeli Rueda

Durante la gestación, el cordón umbilical se encarga de transportar todos los nutrientes necesarios para el crecimiento y el sano desarrollo del bebé. Al nacer, esta línea de vida se corta para que tu hija o hijo se convierta en un ser individual. Increíble, ¿no crees?

Un pequeño trozo del cordón, conocido como muñón umbilical, se irá secando y se tornará casi negro en las primeras cuatro horas después del nacimiento del bebé, para después desprender de su ombligo a los siete o 10 días. Si no se cae en este lapso, hay que atender las causas, señala el pediatra neonatólogo Sergio David García Rosado, del Centro Médico ABC Observatorio.

Cómo limpiar el cordón umbilical

Hay cuidados básicos que los padres deben llevar a cabo, en casa, para evitar infecciones. Se deben hacer antes y después de que se caiga el cordón umbilical. El especialista recomienda diariamente:

  • Asear la zona con agua y jabón.
  • Secar bien la sección del cordón umbilical.
  • Dejar al aire para que seque completamente.

Hay que poner atención a ciertos focos rojos y comunicarse con el pediatra de inmediato:

  • Es probable que, al caerse el cordón umbilical, haya pequeñas gotas de sangre que al presionarlas se quiten, pero esto no debe ser continuo o abundante.
  • Salida de una secreción continua o fétida.
  • Enrojecimiento, dureza o aumento de la temperatura en la zona.

¿Poner una pasita en el ombligo?

En otras épocas, cuando se caía el cordón umbilical, algunas mamás y papás acostumbraban poner en el ombligo una pasita, una moneda o unos balines. La finalidad era que no se botara.

Sin embargo, no es necesario colocar nada en la zona y es normal que todos los bebés tengan el ombligo salido. Esto se debe a que a esta edad hay una separación de los músculos abdominales y hace que se salte el ombligo.

¡No experimentes con tu bebé! Una vez que se haya caído el cordón umbilical, no le pongas objetos en la zona del ombligo. Ten presente que todos los niños tienen esa hernia, y que a algunos se les va a notar más y a otros menos, pero no es algo para preocuparse.

Otra de las cosas que debes evitar es buscar información en fuentes poco o nada confiables, ya que podrías poner en riesgo la salud de tu niña o niño. Algunas mamás y papás buscan en línea respuestas a sus dudas y se encuentran con noticias no sustentadas, no científicas: “hay mucha desinformación en la web. Si antes ‘batallábamos’ con los abuelos, ahora lo hacemos con Internet”, enfatiza el experto.

El 99% de las hernias umbilicales fisiológicas cierran en el transcurso del primer año de vida. Es raro que persistan después de ese tiempo. “No hay que hacer nada más. Conforme crece un bebé, también crecen sus músculos y se van juntando en la línea media. No es necesario fajar o vendar”, aclara el especialista. Si no cierra, el pediatra deberá checar el motivo.

5 datos de interés

  1. El cordón umbilical contiene células madre.
  1. Mide entre 40 y 60 centímetros.
  1. Onfalitis es el nombre que se da a la infección del ombligo en un recién nacido.
  1. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda retrasar el pinzamiento del cordón umbilical tras el nacimiento, para que un recién nacido reciba los nutrientes importantes.
  1. Los bancos de sangre de cordón umbilical almacenan la sangre contenida en él porque puede utilizarse posteriormente incluso en parientes de primer o segundo grado. Según la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA), “la sangre del cordón umbilical es útil porque es una fuente de células madres que se transforman en glóbulos sanguíneos. Puede utilizarse para trasplantes en personas que necesitan regeneración, es decir, ‘volver a producir’ estas células productoras de los glóbulos sanguíneos. No obstante, la sangre del cordón umbilical no es una cura para todo”.
Publicidad